Hoy es 2 de Diciembre de 2020         
English  |   Français Inicio  |  Contacta  |  Regístrate  |  Mapa Web  |  El Tiempo            
Comunicativa
    » Alba en la prensa
 
          » Ficha de la Noticia  


  » 
Aparecido en:  La Gaceta
 
Fecha de Publicación: 10/06/2010

  Enviar a un amigo


                              

 

La Basílica recupera sus vidrieras originales tras la restauración

   
 

Cuatro de las ocho capillas laterales del templo se han beneficiado de la restauración de vitrales La empresa restauradora ha donado una vidriera circular con la figura de Dios Padre

Los grandes ventanales de la Basílica de Santa Teresa que miran a la avenida Juan Pablo II lucirán a final de semana de nuevo las vidrieras que adornaban, desde principios del siglo XX, las capillas laterales de esta zona del templo.
El largo proceso de restauración al que han sido sometidas por los artesanos vidrieros de la empresa Punto Vítreo, se ha prolongado desde principios de año y culmina con su regreso a los ventanales de la Basílica.
Se trata de cuatro vitrales dobles compuestos cada uno de ellos por varias piezas que alcanzan una altura total de 3,75 metros y que presentaban un alto grado de deterioro, tanto por el paso del tiempo y la acción de los agentes patógenos y la suciedad, como por haber sufrido vandalismo tras permanecer, a lo largo de casi un siglo, en los ventanales del templo. En ellos, según el análisis de los restauradores había desperfectos causados por hongos, por la contaminación, por las palomas e incluso por pedradas.
Las vidrieras, que son de estilo neoclásico, están realizadas con técnica de grisalla y esmaltes al fuego. Cada una de ellas ha requerido, además del trabajo de los maestros vidrieros, de un estudio iconográfico que ha realizado la historiadora del Arte Alicia Marcos Durantez, y que podrá servir para futuras restauraciones o trabajos que se aborden con los vitrales.
La técnica actual para la recolocación de las vidrieras permite incluir un cristal de seguridad en lugar de mallazos de protección, con lo que se dota de mayor luminosidad a las vistosas imágenes, a la par que se han sustituido las viejas patillas de hierro en las que se apoyaban las vidrieras, por una estructura doble de acero inoxidable con un sistema de fácil extracción para los vitrales y que crea una cámara de aire y ventilación de seis centímetros.

Un trabajo minucioso de taller y andamio
La restauración de las cuatro vidrieras que adornaban desde el pasado siglo las capillas del Sagrado Corazón de Jesús, San José, María Auxiliadora y la Purísima Concepción es la primera fase de una intervención que se realiza de manera complementaria a las actuales obras de la Basílica. El maestro vidriero Omar Pablo Ruiz Álvarez ha sido, junto a otros dos artesanos, el encargado de la restauración y limpieza en el taller de las piezas que ahora se están colocando gracias a unos andamios en el interior de las capillas. Las vidrieras se colocaron originalmente adheridas con mortero a la piedra de los ventanales y contaban con anclajes de hierro. Tras la limpieza, en la que se han utilizado, tanto agua ionizada como distintos procesos mecánicos y vapor para eliminar los restos de estas incrustaciones de materiales de construcción, suciedad producida por la contaminación, hongos, guano e incluso hidróxido de cal, el nuevo sistema de sujeción y protección aporta mayor estanqueidad a las vidrieras. Esto se ha realizado también con el fin de evitar los ataques de los agentes patógenos contra la pigmentación del vidrio, que ahora contará con cámara de ventilación, así como que sufra la acción de la humedad procedente del cercano Tormes.
LOS DATOS

Vidriera circular. La vidriera circular que ha regalado a la Basílica la empresa Punto Vítreo mide un metro y medio de diámetro. El vitral está listo para ser colocado en el óculo que se encuentra sobre la puerta que da acceso, desde el templo, al jardín del convento de las Madres Carmelitas. Este estreno permitirá incorporar un figura de Dios Padre la iconografía de la Basílica.

Cristal y esmalte. Los procesos que se han utilizado para restaurar las vidrieras han supuesto el uso de la técnica de grisallas y esmaltes al fuego. Los vidrios rotos que se han podido recuperar se han colocado en su lugar, otros se han restaurado con una variedad de resina mientras que, para el resto, se han empleado nuevos vidrios en los que se ha igualada tanto el tipo, como la tonalidad y las texturas. Los vidrios empleados son de origen francés.

Puerta de entrada. Los canteros componen el otro grupo de artesanos que trabajan en la actualidad en la obra de la Basílica, en la que ya se vislumbra, casi concluida, la puerta que dará acceso al recinto. El recrecimiento de los muros y la reproducción del arco neogótico que se levanta más de cinco metros sobre el nivel del suelo ya son una realidad.

Fases de la obra. La fase actual de la obra de la Basílica se inició en noviembre de 2007, con la firma del acta de replanteo de la intervención que ha permitido, hasta el momento, cubrir la zona del presbiterio y del ábside y cerrarlas con una pared de pladur para darles una futura utilidad gracias al proyecto de los arquitectos Ricardo Pérez Rodríguez-Navas y Ricardo Pérez Santa Cecilia. Además de la restauración de las vidrieras de las 8 capillas laterales también se ha iniciado la limpieza de los tejadillos de las capillas, con el objetivo de eliminar las humedades de estos recintos. Se siguen recogiendo donativos para continuar la obra.

   





 
Concejalía de Turismo
Plaza Mayor, nº 1
37800 Alba de Tormes (Salamanca)
Tf. y Fax: 923 30 00 24
E-mail: infoturismo@villaalbadetormes.com