Hoy es 13 de Agosto de 2020         
English  |   Français Inicio  |  Contacta  |  Regístrate  |  Mapa Web  |  El Tiempo            
Comunicativa
    » Alba en la prensa
 
          » Ficha de la Noticia  


  » 
Aparecido en:  Tribuna de Salamanca
 
Fecha de Publicación: 21/02/2010

  Enviar a un amigo


                              

 

David Corral
“Nunca imaginé que el avión en el que viajaba con Aznar estaba siendo apuntado por misiles”

   
 

Hasta tres veces intentó atentar la banda terrorista ETA con un misil tierra-aire Strela Sam-7 contra el avión Falcon 900 privado con el que el ex presidente José María Aznar y sus colaboradores se desplazaron entre abril y mayo de 2001 al País Vasco por las elecciones autonómicas. En ese avión viajaba el albense David Corral, fotógrafo oficial de las Cortes generales, que ha querido compartir con TRIBUNA su experiencia profesional en Madrid. Durante años David Corral ha fotografiado a políticos y famosos en instantáneas que forman parte de todo un archivo histórico. Hace unas semanas fue invitado a un almuerzo con José María Aznar junto con el resto de la tripulación del vuelo.

¿Cuándo vivió su primer contacto con el mundo de la fotografía?
Desde siempre he vivido en el mundo de la fotografía, mi madre era y es una gran aficionada y desde la infancia me he rodeado de fotos. Antes de estudiar Medios Audiovisuales, ya realicé alguna exposición colectiva, participé en CreArte en Alba y fui ganador de algunos certámenes provinciales.

¿Cómo llega a integrarse en los fotógrafos oficiales de las Cortes Generales?
Hace unos años, me vine a Madrid con cincuenta currículos y con la ayuda de mi primo Luis, que me sirvió de callejero, nos pateamos toda la capital. Fuimos a TVE, Telecinco, Antena 3, al diario El País, el Mundo y a la agencia EFE entregando cartas. Al mes me había contestado solamente una sin ofrecerme un puesto prometedor. Desesperado y con la idea de regresar a Alba, me hablaron de Miguel Povedano que es el fotógrafo de Presidencia del Gobierno. Sin pensarlo aparecí en su estudio y me senté en su despacho frente a él y ciertos retratos del Rey, Adolfo Suárez o Felipe González. Tenía la impresión de que iba a salir de allí igual que entré porque desconocía que se acababan de ir de su agencia dos fotógrafos. Para mi sorpresa me dijo, sin ver antes mis trabajos ni mis fotografías, “empiezas mañana, te doy 15 días de prueba”. Y así, hasta hoy.

¿Cuál es la función exacta que desarrolla en su trabajo?
Difícilmente hay dos días iguales, cada día es un desarrollo diferente. Ahora mismo estoy en el Congreso cubriendo el pleno desde las 9 de la mañana y esta tarde las comisiones, pero mañana puedo ir al palacio de La Moncloa para cubrir una audiencia del presidente o de la vicepresidenta del Gobierno y pasado me puedo ir a Canadá... Nunca se sabe. Normalmente tenemos una planificación diaria, mi trabajo se basa mucho en estar localizado. Los viajes internacionales los avisan con antelación, pero puede haber viajes inesperados como el que hizo la vicepresidenta De la Vega a Haití, que surgió de un día para otro.

Tan sólo viajaba con Aznar para cumplir con su trabajo. ¿Cómo se entera que en tres ocasiones el avión en el que viajaba había sido objetivo de la banda terrorista?¿Quién se lo comunica?
Lo del avión de Aznar es un hecho curioso y coincidente... Yo había estado con Aznar en múltiples actos, pero quien realmente viajaba como fotógrafo del presidente era Miguel Povedano. En aquella ocasión, para el cierre de las elecciones vascas, había un mitin en Vitoria con toda la cúpula de PP presente. Povedano por motivos personales me dice que no puede realizar este viaje y me pide que lo haga yo. Y así fue, sin más. Mi primer viaje con un presidente de Gobierno en su avión privado y apunto de no contarlo. Me lo comunicó Miguel Povedano a finales de 2009

¿Y qué se le pasó por la cabeza cuando le comunican que ETA había intentado atentar contra el avión donde viajaba para desempeñar su labor profesional?
Me quedé sin habla y no me lo podía creer. Cuando estábamos en el avión en nuestras mentes estaba ese tema de conversación del que nadie quería hablar: ETA. Yo tenía un mal presentimiento, eran unos años en los que los atentados estaban a la orden del día y mi pensamiento era muy claro: “la que se va a liar en Vitoria... Elecciones autonómicas vascas y todo el PP de España metido en un pabellón, a ver si no salimos por los aires…”, pero no podía llegar a imaginarme que estábamos siendo apuntados por misiles.

¿Qué políticos ha conocido?
La pregunta sería a quién no he conocido. A algunos con especial recuerdo como Gabriel Cisneros, Calvo Sotelo, Antonio Fontán, Giménez Abad o Carlos Chivite… y entrañablemente al actual senador Manuel Fraga que, siendo un niño de unos siete años, me estrechó su mano en el desaparecido hotel Benedictino de Alba de Tormes. También Juan José Lucas, que fue presidente del Senado y al que le encanta la fotografía.

Actualmente, ¿Con cuál de ellos comparte más tiempo?
José Bono, Javier Rojo, zapatero… Ellos son el trabajo diario, pero dedicar más tiempo de trabajo es en el gabinete de comunicación de la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega

¿Cómo es personalmente De la Vega?
Es una persona encantadora, de un trato amable y cercano, en los viajes se preocupa muchísimo del bienestar de los que la acompañamos.

Ha viajado a países como Liberia, Gambia y Egipto. En estos años ¿Cuántos países ha visitado?¿Cuál de ellos le ha llamado más la atención?
Unos treinta países. Me llaman la atención los países más pobres. Los países en los que la diferencia que existe entre la riqueza y la pobreza es brutal. Estuve en Anantapur (India) en la Fundación Vicente Ferrer y fue un gran impacto emocional ver a aquellos niños sumidos en la mayor de las miserias y las necesidades. Y más de los mismo de Níger, Gambia, Liberia (África), Guatemala, Honduras, Nicaragua (América). En India hay hoteles de un lujo que no he visto ni en los países más desarrollados y en la calle no tienen donde dormir ni qué llevarse a la boca. Es tremendo.

¿Cómo ve su pueblo natal desde la lejanía?
El pueblo ha cambiado mucho en doce años que llevo viviendo fuera. Ha subido muchísimo la calidad de vida, se han modernizado edificios e instalaciones, las fiestas tienen cada vez mayor importancia, hay muchísima actividad cultural y deportiva y, además con mucho nivel. En fin, no voy a repasar todo lo bueno que hay en Alba, pero estoy muy orgulloso.

¿Es fácil seleccionar en Alba un lugar para tomar una buena fotografía? Si tuviera que elegir uno solamente… ¿Cuál sería?
Tengo muchísimas fotografías de Alba. Ahora casi no tengo tiempo para ello, es mi asignatura pendiente, cogerme un día la cámara y desde el amanecer hasta el atardecer fotografiar los rincones de esta nueva Alba de Tormes que conocemos. Creo que Alba ya está suficientemente fotografiada, pero se puede volver a fotografiar dando una visión más personal y creativa con un nuevo encuadre y profundizando en sus detalles.

¿Tenemos que esperar mucho para ver una exposición suya en la villa?¿Se ha interesado el Ayuntamiento alguna vez por alguna de sus exposiciones?
La verdad es que hace años, ya realicé una exposición en Alba, Así es Madrid, donde se mostraban imágenes de las primeras impresiones que viví en Madrid a mi llegada a la capital. Fue el entonces alcalde José Yáñez quien se interesó por mi trabajo y organizó una muestra fotográfica en el multiusos del Consistorio. Tras el cambio de Gobierno municipal, me puse en contacto con ellos y les comenté la posibilidad de organizar una exposición sobre mis viajes y no tengo ningún inconveniente en poder realizarla. Sólo espero que me lo propongan.

   





 
Concejalía de Turismo
Plaza Mayor, nº 1
37800 Alba de Tormes (Salamanca)
Tf. y Fax: 923 30 00 24
E-mail: infoturismo@villaalbadetormes.com