Hoy es 26 de Septiembre de 2020         
English  |   Français Inicio  |  Contacta  |  Regístrate  |  Mapa Web  |  El Tiempo            
Comunicativa
    » Alba en la prensa
 
          » Ficha de la Noticia  


  » 
Aparecido en:  La Gaceta
 
Fecha de Publicación: 14/10/2009

  Enviar a un amigo


                              

 

Alba en fiestas por Santiago Juanes: El macizo ducal siempre me pareció una corona que ciñe la villa orgullosa de su pasado

   
 

Comienzan las fiestas de Santa Teresa. En Alba, sí, pero también en el barrio ledesmino que lleva el nombre de la andariega; después vendrán San Lucas; la romería del Cristo de Hornillos, en Arabayona, que es el último domingo de octubre, para caer al final en manos de las calbotadas, que amenizan, junto al Mariquelo y su “subidón” de acción de gracias, los días de recuerdo a santos y difuntos. De hecho ya he visto buñuelos y huesos de santo en los escaparates de “Gil” o de “Las Torres”, de donde se nos jubila en unos días su maestro repostero, José Luis Pérez, así que puede que sean sus últimos huesos y buñuelos. Cómo corren los días.
Toros, música y solemnidades religiosas son el molde de las fiestas de Alba; este año con un recorte de casi el 40% de presupuesto, me ha asegurado la concejala Pilar Briñón, que ni retorciéndole la muñeca ha conseguido arrancarle un euro más a su colega de Economía: ¡buenas están las cosas! Y el personal lo sabe, y se resigna. ¡Qué remedio: es lo que hay también en casa! Inseparable de estas fiestas es el otoño, que va salpicando de amarillos y ocres las choperas del Tormes. Ver la panorámica de esa ribera desde el Molino es un espectáculo. Y gratos. Y emocionante si uno se trae al recuerdo los versos de Lope de Vega: “Ya vuelvo, querido Tormes, / ya tornan las ansias mías / a ver la pizarra helada / que cubre mi muerte viva …”, o los de Garcilaso de la Vega: “El viejo Tormes, con el blanco oro / de sus hermosas ninfas, seca el río / y humedece la tierra con su lloro …” y también puede echar mano de Calderón, Juan del Enzina, Antonio Álamo Salazar … y naturalmente de Santa Teresa. Le sobra literatura de la buena a Alba de Tormes, y cuando pase esta tormenta lo suyo sería hacer caso de lo que reclamó Manuel Diego, carmelita, albense y por lo tanto teresiano: abrir un centro documental y bibliográfico dedicado a Santa Teresa. Un proyecto de los muchos que podrían construirse alrededor de su figura.
Luego están sus calles y su Plaza Mayor, la más mediterránea de toda la meseta. Al lado, la placita que acoge la iglesia y el convento carmelita, suspendida en el tiempo. Y arriba, el macizo torreón ducal que domina kilómetros de territorio, y que siempre me pareció una corona que ciñe la propia villa orgullosa de su pasado. Hay que perderse por las calles que bajan al río y por las que suben al Torreón si uno quiere empaparse del Alba. Y es recomendable hacerlo, como irse andando río arriba hasta el convento jerónimo para descubrir la prehistoria que sacó de estas tierras el P. Belda con sus manos. Luego, si hay suerte, reponer fuerzas con los “peces” o si no con cualquiera de las maravillas de las pastelerías de la Plaza Mayor.
Alba es Santa Teresa y ésta es Alba. La Santa Teresa que Cernuda vio en unas violetas “libre de sus tráfagos reformadores o fundadores, a la lluvia, al polvo, al viento por los caminos, de la cual importa menos lo que hizo que lo que era”. La misma santa que se quejaba de lo larga que se le hacía la vida y lo duro que le parecían sus destierros. No se puede concebir una sin la otra, como la villa sin su río —perdería el apellido—, sin su condición de ducal y por ello literaria. Alba es también estos días un lugar al que escaparse. Y después, a por las castañas asadas, los libros antiguos, las flores funerarias, los huesos de santo, los buñuelos para liberar almas del purgatorio (una por buñuelo, sea generoso), las jornadas gastronómicas de caza (o de cebú, que este año ha convocado Conrado, en Villaseco de los Gamitos, quizá por la ausencia de setas) y de cocido (¡ay, Dios!) … y en menos de los que nos parece escucharemos el primer villancico. No exagero: ya hay turrones en los súper y agendas de 2010 en las librerías.

   





 
Concejalía de Turismo
Plaza Mayor, nº 1
37800 Alba de Tormes (Salamanca)
Tf. y Fax: 923 30 00 24
E-mail: infoturismo@villaalbadetormes.com