Hoy es 19 de Julio de 2019         
English  |   Français Inicio  |  Contacta  |  Regístrate  |  Mapa Web  |  El Tiempo            
Comunicativa
    » Alba en la prensa
 
          » Ficha de la Noticia  


  » 
Aparecido en:  Tribuna de Salamanca
 
Fecha de Publicación: 27/06/2008

  Enviar a un amigo


                              

 

UN NUEVO ESPACIO ARQUEOLÓGICO EN ALBA DE TORMES
El Museo Arqueológico del Padre Belda abre sus puertas

   
 

La presidenta de la Diputación inaugura hoy sus dependencias, que albergarán 400 piezas
La memoria del Padre Belda volverá al Seminario de San Jerónimo hoy a mediodía en las remodeladas capillas de la iglesia monástica del siglo XVI del Monasterio de San Jerónimo que custodian los Padres Reparadores. El museo se encuentra en las mismas ruinas, que allá por los años 50, el Padre Belda discerniese desde la otra parte del río Tormes cuando viajaba en un tren por la Ruta de la Plata. Partes de una Iglesia que junto con el claustro del siglo XVI, el Padre Belda logró salvar de la demolición en el año 1960.
El convento de San Jerónimo fue llamado anteriormente de San Leonardo y tras siglos de abandono, una vez recuperado por Belda, los Padres Reparadores-Dehonianos instalaron en el lugar las dependencias de su colegio-seminario.
Unas ruinas que se han embellecido y remodelado para albergar las nuevas dependencias del museo en el que se van a exponer unas 400 piezas, las más relevantes, de la colección del Padre Belda, que permiten al visitante recorrer unos 500.000 años de historia de la Humanidad, desde el Paleolítico hasta la época romana. La colaboración del Museo Nacional y Centro de Investigación Altamira ha hecho posible la consolidación de este proyecto que rinde tributo al trabajo y a la persona de Pascual Ignacio María Belda.
De la prehistoria a la arqueología
En el año 1982, se inauguró en San Jerónimo el Museo Didáctico del Padre Belda que ocupaba unas pequeñas dependencias próximas al claustro y que durante estos años ha sido muy visitado por estudiantes, profesores y excursiones turísticas. Su promotor disfrutaba viendo aprender a los visitantes y más aún explicando sus hallazgos.
El padre recogió a lo largo de su vida infinidad de piezas geológicas, arqueológicas y etnográficas, fruto de su interés por las ciencias y su participación en numerosas campañas arqueológicas, formado una colección de más de 3.000 piezas procedentes de todas las partes del mundo. Su afición a la arqueología y las Ciencias Geológicas hizo que muchos de sus compañeros le enviaran piezas desde todos los lugares del globo terráqueo.
En un primer momento el Museo se denominó Museo Didáctico de Prehistoria Padre Belda, y estaba orientado a mostrar a los alumnos del Colegio San Jerónimo el desarrollo de la Prehistoria, y lo que la Arqueología aporta al conocimiento del pasado del hombre.
Tras el fallecimiento del religioso, promotor y alma del museo, el 4 de febrero de 2007, y aprovechando el espíritu de colaboración que se despertó en varias instituciones para cofinanciar la rehabilitación de la nueva sede del museo en las ruinas de la antigua iglesia del convento, el Museo del Padre Belda entró en una nueva etapa.
EN DETALLE
Objetivos del museo
La idea es hacer una exposición fija y permanente con las piezas más significativas de la colección. De las más de 3.000 piezas que la integran se van a exponer unas 400 definidas como “las joyas del Padre Belda”, que han sido catalogadas, estudiadas y seleccionadas por los arqueológicos del Museo de Altamira José Manuel Morlote, Emilio Muñoz y Ramón Montes, “quienes nos han hecho recordar y valorar más aún el trabajo realizado por el religioso a lo largo de su fructífera vida”. Útiles de piedra tallada, vasijas de cerámica, herramientas y armas de bronce, son algunos de los objetos que integran la colección. “Se ha respetado mucho el deseo del Padre Belda que era poder mostrar a los jóvenes una visión panorámica de cómo el hombre ha ido aprendiendo y evolucionando en sus formas y en sus utensilios”. Además, “lo más curioso del museo es que los objetos se van a presentar en su contexto originas gracias a las escenografías que ha planteado este equipo de arqueólogos”, asegura el P. Antonio Rufete.
Rehabilitación de la iglesia
Ha sido obra del arquitecto Eduardo Gómez García, que ha rehabilitado las capillas laterales, el bajo coro y el ábside y que ahora se ofrecen como nuevos espacios museísticos. “Cuando el visitante venga a visitar el museo podrá hacerse a la idea de cómo era la iglesia original, una iglesia conventual, sencilla, de principios del gótico”, según el P. Rufete. Se ha hecho una bóveda de crucería en madera y, bajo ella, la plataforma de entrada desde la que se accede a la nave central que sirve tanto de patio como de sala de proyecciones y en la que se pueden contemplar las ruinas de la antigua iglesia. Las tres capillas laterales albergan ocho salas de exposición.
Breve biografía de Pascual Ignacio María Belda
Religioso, humanista, viajero infatigable, amante de las artes y de las ciencias, políglota, educador, arqueólogo y artista. A lo largo de su dilatada vida y fruto de su afición a la arqueología y a la geología, reunió más de 3.000 objetos y recopiló fósiles y objetos exóticos. En 1982 fundó el Museo de Prehistoria en el Seminario de San Jerónimo con el fin de mostrar a sus alumnos y a todos los que llegaban al colegio el desarrollo de la Prehistoria y lo que la Arqueología aporta al conocimiento del pasado del hombre.

   





 
Concejalía de Turismo
Plaza Mayor, nº 1
37800 Alba de Tormes (Salamanca)
Tf. y Fax: 923 30 00 24
E-mail: infoturismo@villaalbadetormes.com