Hoy es 18 de Julio de 2019         
English  |   Français Inicio  |  Contacta  |  Regístrate  |  Mapa Web  |  El Tiempo            
Comunicativa
    » Alba en la prensa
 
          » Ficha de la Noticia  


  » 
Aparecido en:  El Adelanto
 
Fecha de Publicación: 21/06/2008

  Enviar a un amigo


                              

 

IGLESIA DE SAN JUAN DE ALBA DE TORMES
Un desconocido museo natural románico

   
 

Tapada parcialmente por viviendas y fuera de las rutas turísticas, la iglesia de San Juan es un pequeño muestrario escultórico y arquitectónico del medievo, con retablos y piezas de estilos posteriores que lo complementan
La iglesia de San Juan (dedicada tanto al evangelista como al bautista) constituye una de las muestras más destacable de la arquitectura románico-mudéjar (fusión del románico y la tradición islámica) que se conserva en la provincia. El templo es una de las siete iglesias con que cuenta la villa en la actualidad y de las 18 que a lo largo de la historia llegó a tener, de las cuales, al menos 5 fueron construidas en el mismo estilo, aunque hoy sólo se conserva, junto a San Juan, la de Santiago, probablemente la más antigua de todas. El abundante número de templos de este estilo en la comarca (Gajates, Coca de Alba, Peñarandilla...) han llevado a considerar a Alba de Tormes como uno de sus focos de origen.
Construida entre el siglo XII y el XIII, tras la repoblación de la villa encargada en un primer momento por Alfonso VI a Raimundo de Borgoña y más tarde por Alfonso IX, el templo ha sufrido importantes reformas a partir del siglo XV, época a la que pertenece la parte posterior del mismo, en 1791 pierde su original pórtico de estilo bizantino bajo el cual se reunía el concejo para impartir justicia. Finalmente fue restaurada en 1957. Desde el 24 de junio de 1993 es BIC (Bien de Interés Cultural), siendo de gran interés tanto su arquitectura como las piezas artísticas que alberga, sumándose al patrimonio propio del templo, obras artísticas procedentes de otras iglesias de la villa (San Miguel, ya desaparecida y Santiago).
El templo es uno de los poco ejemplares de la comarca de este estilo cuya cabecera consta de tres ábsides, aunque al exterior sólo son visibles la mitad del central y uno de los laterales (octogonal), ya que el resto se encuentra oculto por viviendas adosadas. En el muro norte sobresale una sencilla portada mudéjar, actualmente cegada. En el muro sur se abre el pórtico de ingreso al templo, obra de la última restauración, que aprovecha dos sugestivos capiteles románicos con animales monstruosos. Tras él se alza la torre, de sólida fábrica de mampostería en un primer tramo y ladrillo en la parte superior, levantada hacia 1787.
El espacio interno, de amplias proporciones, se resuelve en tres naves separada por dos grandes arcos rebajados de 18 metros de luz, levantados en el siglo XV.
CRISTO ATADO A LA COLUMNA
Cobijado por un arco solio que se abre en el muro meridional de la iglesia se encuentra este pequeño altar con frontal en piedra arenisca decorado con escudo flanqueado por leones y retablito que ensambla relieves aprovechados del siglo XVI de Juan de Montejo, pintados a grisalla dos siglos más tarde que representan diversos santos. En el centro del retablo se encuentra una de las obras más sobresalientes del templo. Se trata de una espléndida tabla de gran calidad artística que representa a Jesús flagelado, obra de indiscutible mérito atribuida a Joan de Joanes, aunque hay dudas de su autoría y otras fuentes aputan a Vicente Maçip, y fechada hacia 1535 que ha sido calificada como entre lo mejor de la pintura española del siglo XVI. De influencia claramente italiana y gran belleza formal, destaca, sobre fondo oscuro, el cuerpo de Cristo, cuyo rostro, de gran sentimiento y expresiva mirada, suscita inevitablemente el recogimiento.
CAPILLA DE LOS VILLACEPELLÍN
Corresponde a uno de los ábsides laterales. Esta capilla encierra la parte arquitectónica más importante de la iglesia, decorada a base de arcos ciegos de ladrillo (de indudable influencia árabe) con basas y capiteles de arenisca. En los muros laterales se hallan cuatro sepulcros del siglo XVI pertenecientes a Diego de Villapecellín, camarero del duque de Alba, corregidor de la villa, su esposa y sus dos hijos. Sobre ellos seis tallas en madera en madera policromada del los siglos XVI y XVII representan a San Miguel abatiendo al diablo, Santa Águeda, Santa Apolonia, San Juan Evangelista -perteneciente a un calvario desparecido-, San Vicente Ferrer y Santo Domingo de Guzmán.
CAPILLA DEL SANTÍSIMO
Arquitectónicamente similar a la capilla de los Villapecellín, aunque más restaurada, En ella se venera una extraordinaria imagen de Cristo crucificado, gótica del siglo XIV, realizada en madera policromada y de tamaño algo menor que del natural. representa a Cristo agónico, dolorido, pero con los brazos alzados, como en señal de victoria.
ESCULTURA
El apostolado es la mayor de las joyas que conserva
Fuertemente reformada tras sustituir su original bóveda de cañón por una cúpula sobre pechinas para dar luz a un primitivo retablo que adornaba el ábside, esta capilla cobija la obra más importante de la iglesia, verdadera joya de la escultura románica. Se trata de un espléndido apostolado en piedra arenisca policromada que ha sido fechado hacia 1200. Está formado por trece esculturas, Cristo en el centro y seis apóstoles a cada lado. Muestra figuras frontales entronizadas. Todas del mismo tamaño, excepto Cristo, que siguiendo la jerarquización de tamaños propia del estilo, presenta unos centímetros más de altura. Este apoya su mano derecha sobre un cayado, símbolo del Buen Pastor, mientras con la izquierda sostiene el cetro coronado en flor de lis, que pone de manifiesto su condición de Rey, manifestando la presencia de lo divino en el poder terrenal. Los apóstoles portan un libro a excepción de san Pablo.
Sólo se han identificado cuatro: a la derecha de Cristo, san Pedro, portando las llaves; a la izquierda de Cristo, san Juan, originariamente sin barba, por ser el más joven, pero al que más tarde la policromía le dotó de una tosca barba. Inmediatamente al lado de éste, Santiago, identificado por las conchas de peregrino, que engalanan su manto. San Pablo a la derecha portando una filacteria. El conjunto formó parte de Las Edades del Hombre" en Valladolid (1988) y "Flandes y Castilla-León" en la catedral de Amberes (Bélgica) en 1995.

   





 
Concejalía de Turismo
Plaza Mayor, nº 1
37800 Alba de Tormes (Salamanca)
Tf. y Fax: 923 30 00 24
E-mail: infoturismo@villaalbadetormes.com