Hoy es 5 de Julio de 2020         
English  |   Français Inicio  |  Contacta  |  Regístrate  |  Mapa Web  |  El Tiempo            
Comunicativa
    » Alba en la prensa
 
          » Ficha de la Noticia  


  » 
Aparecido en:  El Adelanto
 
Fecha de Publicación: 26/04/2008

  Enviar a un amigo


                              

 

BIENES DE INTERÉS CULTURAL. CONVENTO DE LA ANUNCIACIÓN
La última morada de Teresa de Jesús

   
 

Fundado por la doctora de la iglesia en 1571, allí se conservan su corazón y su brazo izquierdo incorruptos y su celda personal. La congregación de las espartanas carmelitas descalzas se encargan de su mantenimiento
Este monasterio albense fue fundado el 25 de enero de 1571 por Teresa de Jesús. En él vivió los últimos quince días de su existencia la santa andariega; en él, en una pequeña celda de la parte baja del monasterio tuvieron lugar, según la tradición católica, los solemnes momentos previos a su encuentro con el Señor y en ella murió un cuatro de octubre de 1582.
Aunque Teresa vivió con reconocida santidad por los caminos de España, podemos decir que es a partir de su preciosa muerte, cuando comienza su gloria.
Ahora se conserva en el relicario del templo su cuerpo incorrupto, y dos de sus reliquias más insignes: el brazo izquierdo y su corazón.
Por ello, este punto carmelita es conocido en el mundo entero y es ruta obligada de peregrinos y turistas y lugar de cita ineludible para tantos amigos y discípulos de Teresa, que quieren beber junto a su maestra de oración de la misma fuente que ella bebió.
A pesar de las vicisitudes históricas que ha atravesado la villa ducal a lo largo de estos cuatro siglos, y de que las religiosas de otros conventos se vieron forzadas a salir de los mismos, nunca las carmelitas tuvieron que abandonar el monasterio. Esta comunidad fiel heredera y depositaria de los deseos más ardientes de Teresa de Jesús, hizo las gestiones para que sus hermanos los carmelitas descalzos fundaran en la villa, y, con ellos, ha estado plenamente dedicada a promover su culto, y a acoger a cuantos hasta aquí se acercan.
Sobre la arquitectura del edificio, son notables la portada del Monasterio, con el magnífico escudo de los fundadores entre las imágenes aconchadas de san José y san Pablo, y, la de la Iglesia, en la que interesan, como elementos principales, la artística Anunciación de Nuestra Señora, en el centro, el Padre Eterno en el cuerpo superior semicircular, presidiendo y confirmando el anuncio del arcángel Gabriel a María, y, en el ático coronado por una inmensa cruz, una cartela de piedra, grabada con el siguiente texto: "A gloria de Dios Nuestro Señor y de Nuestra Madre la Virgen María el señor Fracisco Belázquez y la señora Teresa de Layz su mujer hicieron esta iglesia dotaron este convento diéronle lo que poseen".
CRUCERO Y PRESBITERIO
Como a partir de su canonización en 1622, el culto a santa Teresa fue en aumento, pronto constataron que la pequeña iglesia conventual era insuficiente para acoger a tantos peregrinos como acudían a venerar sus reliquias, y se hizo necesario un agrandamiento de la misma. El nuevo crucero se realiza de 1670 a 1680 y es debida al padre Juan de San José, uno de los mejores tracistas que había entonces entre los Carmelitas Descalzos.
LA OBRA DE AMPLIACIÓN
La inicia el cantero Juan de Sandalíbar. El contrato para su ejecución lo firman en Madrid, en 1673, Juan de Lobera y Alonso de Castro y Castillo. Terminadas las sacristías, el crucero, la cúpula y la capilla mayor, se instalaron los retablos, obras los colaterales de Fray Francisco de Jesús María y el central traído según la tradición desde Duruelo. Las pechinas de la cúpula, decoradas con motivos teresianos ,son obra de Francisco Rizi y están terminadas en 1674.
REGALOS DE REYES
Carlos III colocó el 13 de octubre de 1760 la urna de mármol negro jaspeado que contiene a su vez otra de plata con el cuerpo de la santacatólica Espléndidas donaciones, una y otra, de su hermano Fernándo VI, fallecido el año anterior, y de su esposa, Bárbara de Braganza.
LAS PINTURAS DEL RETABLO
Del altar mayor y la Anunciación del retablo del lado izquierdo del crucero, se atribuyen a Diego González de la Vega. El lienzo de la Virgen del Carmen amparando a los carmelitas está firmado por el mismo autor.
Las pinturas del retablo de San Juan de la Cruz y el lienzo de la Visitación y las predelas, ambos del retablo del lado izquierdo del crucero, se deben a los pinceles de Francisco de Rizi. De José Flipart son los lienzos de San Francisco de Paula y San Fernando que decoran el muro de la derecha de la nave de la iglesia. El sepulcro de la santa es de Jacques Marquet, de 1759.
EVOLUCIÓN
Orígenes barrocos del templo de las carmelitas
La iglesia primitiva -de la década de 1570- incluía exclusivamente el primer tramo de la actual iglesia y la bóveda tardogótica del siguiente tramo, que correspondía a la capilla mayor del primer templo. Existe una cierta continuidad entre los muros de la iglesia y los del convento y casi podemos adivinar que la iglesia se adosa a las posesiones de los Velázquez, buscando una mínima coherencia estructural entre uno y otro edificio. Los datos de los constructores de esta primitiva iglesia, señalan a Pedro de Barajas como el autor de la pequeña nave y de la capilla mayor y también del cuerpo bajo de la portada del templo y de la portada del convento. A este nombre deben añadirse los de Murguía, más Alonso Delgado y Juan García como autores de las tapias del cuerpo de la nave y de la capilla del monasterio, y el de Pedro Sánchez como autor de toda la obra de la carpintería. En el actual interior del templo es preciso hacer un mínimo esfuerzo intelectual para reconstruir la estructura de la primitiva iglesia: el espacio de la capilla mayor cubierto por una bóveda nervada con combados y claves ornadas que indican la vinculación hontañonesca de Barajas, se cerraría con un testero presumiblemente plano ante el que se levantaría el altar mayor.

   





 
Concejalía de Turismo
Plaza Mayor, nº 1
37800 Alba de Tormes (Salamanca)
Tf. y Fax: 923 30 00 24
E-mail: infoturismo@villaalbadetormes.com