Hoy es 28 de Enero de 2021         
English  |   Français Inicio  |  Contacta  |  Regístrate  |  Mapa Web  |  El Tiempo            
Comunicativa
    » Alba en la prensa
 
          » Ficha de la Noticia  


  » 
Aparecido en:  Tribuna de Salamanca
 
Fecha de Publicación: 17/04/2008

  Enviar a un amigo


                              

 

CARTAS AL DIRECTOR
Peregrinos de Santa Teresa de Jesús

   
 

Peregrinar es caminar hacia el Padre con ayuda de la Virgen María y los Santos. La Doctora Teresa de Jesús con su vida y su doctrina es la mejor guía de los peregrinos.
En 1875 se preparó la primera peregrinación de cuatro mil personas, que partiría de Tortosa (Tarragona), para atravesar España, hasta el sepulcro de Santa Teresa, “Alba de Tormes”, Salamanca.
Pero, ¿quién fue el alma de aquella aventura divina, para planearla y organizarla?, Don Enrique de Osso y Cervelló (1840 – 1896) joven sacerdote de la Diócesis de Tortosa. Como le pasó a San Ignacio, un día cayó en sus manos el libro de “La Vida de Santa Teresa”. Aquel corazón joven con ansias de amar, se vio penetrado de “Teresa”: oración profunda, buscar los intereses de Jesús…
Fruto de esto fue la revista “Teresiana”. Quería llevar a Santa Teresa al mundo entero. Una de sus ilusiones era “la peregrinación al Sepulcro de la Santa”. Un año entero, 1875, estuvo preparando en Tortosa el ambiente de oración, de fe y de amor, que quería llevar al corazón de los peregrinos.
Se pone en marcha la peregrinación el 14 de agosto de 1875.
Preside la Eucaristía de partida Mons. Sanz Forés, obispo de Oviedo. Entre cantos de alegría llegaron a Ávila. Les recibe el señor Obispo de Ávila que preside la Eucaristía. Los peregrinos se dispersan por la ciudad visitando la casa de la Santa, La Encarnación, etcétera.
Último tramo del camino: Salamanca – Alba de Tormes. Se escucha el salmo “Ya están pisando nuestros pies tus umbrales Jerusalén”. Por fin llegaron a Alba de Tormes. Cuatro mil voces se alzaron al cielo rebosantes de alegría.
Monseñor Nazario Martínez Izquierdo, obispo de Salamanca, les dio la bienvenida. La villa de Alba se inundó de catalanes. Durante tres días estuvieron en Alba, rezando, cantando y besando el sepulcro de la Santa. Don Enrique lloraba de gozo. Él y el obispo iniciaron aquellos días “La Hermandad Universal de Santa Teresa de Jesús”, que se extendió por todo el mundo.
¿Qué fue de Don Enrique? Aunque con muchas dificultades vio nacer, crecer y llegar hasta México y Uruguay la Compañía de Santa Teresa de Jesús, su obra predilecta.
La noche del 27 de enero de 1896 vino Jesús con Santa Teresa de repente a llevarlo a la casa del Padre.
El Papa Juan Pablo II lo proclamó “Santo”. San Enrique Osso, intercede por nosotros para seguir peregrinando y enviarnos desde el cielo una “piedra gloriosa” para la basílica de la Doctora Teresa de Jesús.
P. JUAN MANUEL Jorge.
Misionero de la OCSHA

   





 
Concejalía de Turismo
Plaza Mayor, nº 1
37800 Alba de Tormes (Salamanca)
Tf. y Fax: 923 30 00 24
E-mail: infoturismo@villaalbadetormes.com