Hoy es 18 de Octubre de 2019         
English  |   Français Inicio  |  Contacta  |  Regístrate  |  Mapa Web  |  El Tiempo            
Comunicativa
    » Alba en la prensa
 
          » Ficha de la Noticia  


  » 
Aparecido en:  Tribuna de Salamanca
 
Fecha de Publicación: 05/01/2008

  Enviar a un amigo


                              

 

Arrancan los trabajos para la cúpula de la Basílica Teresiana

   
 

Conclusión del templo. Después de varias semanas de limpieza, ya se ha colocado la grúa para acometer unas obras que tienen un plazo de diez meses y se centrarán en la parte del altar
Los trabajos de la última fase de la Basílica Teresiana, la que habrá de concluir el proyecto iniciado hace más de un siglo, han iniciado ya su principal cometido, construir la cúpula sobre el altar principal. Ayer tuvo lugar la instalación de la grúa para poder acometer estas obras, lo que obligó, debido a sus dimensiones, a que no se permitiera el aparcamiento en la zona que rodea el templo.
Durante los dos últimos meses se han estado acometiendo diversos trabajos de limpieza de la zona y preparando el inicio de unas obras que serán más visibles desde el exterior y permitirán ir conociendo el avance de la Basílica Teresiana. Precisamente ahora que se acaban de celebrar los veinticinco años de la visita a Alba de Tormes del Papa Juan Pablo II con motivo del cuarto centenario de la muerte de Santa Teresa de Jesús, el destino (o más bien los designios divinos) han querido que la Basílica Teresiana reanude sus obras para concluir el proyecto iniciado hace ya más de un siglo. El obispo de Salamanca, Carlos López, firmó a comienzos de noviembre en el propio templo el acta de replanteo con el arquitecto de la obra, Ricardo Pérez, y el constructor, Jesús Yáñez. El acto también contó con los principales promotores de la conclusión de la Basílica, el padre José Sánchez Vaquero y Florentino Gutiérrez, actual vicario general de la Diócesis de Salamanca y párroco de Alba de Tormes durante varias décadas.
El arquitecto explicó que los trabajos, con un plazo de ejecución de diez meses y una inversión de casi un millón de euros, se iban a centrar en las primeras semanas en colocar los andamios para proceder a la construcción de la cubierta de la Basílica Teresiana desde la mitad hacia el altar. Las obras arrancarán desde donde llevan paradas más de un cuarto de siglo. “Merecía la pena mantener lo que había y continuar, aunque la idea original de Repullés era inabarcable, por eso se desechó”, matizó entonces el arquitecto. La cubierta de la Basílica se realizará en madera vista laminada, por un material perdurable, así como cierres de ladrillo, un material muy utilizado en iglesias, y planchas de cobre, elemento también perdurable y que no desentona don el resto. En lo que respecta a las vidrieras, estarán a lo largo del templo para dar luz a todas las naves, con motivos de la obra teresiana y sus diecisiete monasterios fundados. Por otro lado, ya se está trabajando en el resto del proyecto, con un presupuesto total de cuatro millones de euros, por lo que son necesarios otros tres millones para concluir las obras.
En esta fase se actuará en servicios añadidos, con un Centro de Recepción de Peregrinos y una hospedería, dentro de la iniciativa de aprovechar que Alba de Tormes pueda ser Centro Teresiano Mundial y destino de los viajes de peregrinos que quiere poner en marcha el Vaticano, aprovechando la cercanía del aeropuerto internacional de Matacán. Debido a estos trabajos durante diez meses, las visitas a la Basílica Teresiana de Alba de Tormes quedan suspendidas, no así el aparcamiento en la zona junto a la Puerta del Río, excepto ayer, pues las obras se realizarán de mitad de templo hacia el altar.
CURIOSIDADES
La primera intención era enlazar la Basílica con el Convento de Carmelitas
El proyecto comenzó en 1898 de la mano del Padre Cámara. Las obras iniciadas a finales del siglo XIX, acometidas en sucesivas etapas en el primer cuarto del siglo XX, siempre encontraron la dificultad de obtener el suficiente dinero para sufragar los costes de tan ambicioso proyecto, de ahí que poco después del primer cuarto del siglo XX los trabajos se paralizaran y no fueran retomados hasta el inicio de la década de los 80, con motivo de la celebración del centenario de Santa Teresa y la visita del Papa Juan Pablo II. La intención era enlazar el nuevo edificio con el antiguo Convento de Carmelitas, que debía conservarse.
También se pretendía que se pudiera ver su cúpula desde Salamanca
Por este motivo se eligió el emplazamiento en la ladera del río Tormes para aprovechar la vía principal que desde el puente se dirige hacia la Plaza Mayor, además de por su elevada ubicación sobre la vega, que acrecentaba aún más la plenitud de imagen que se quería ofrecer a los peregrinos, un templo que tenía que ser un signo de la pervivencia de los sentimientos cristianos en una sociedad cada vez más laicista y que incluso se pudiera ver desde Salamanca.
El gasto anual rondó las 73.000 pesetas en la primera fase de las obras
Por ofrecer algunos datos de las dificultades económicas que ha encontrado la construcción de la Basílica Teresiana durante un siglo de historia, basta señalar que el gasto medio anual en la primera fase rondó las 73.000 pesetas, allá por 1900, y la media de la tercera fase, en torno a 1920, se quedó en 25.000 pesetas.

   





 
Concejalía de Turismo
Plaza Mayor, nº 1
37800 Alba de Tormes (Salamanca)
Tf. y Fax: 923 30 00 24
E-mail: infoturismo@villaalbadetormes.com