Hoy es 18 de Junio de 2019         
English  |   Français Inicio  |  Contacta  |  Regístrate  |  Mapa Web  |  El Tiempo            
Comunicativa
    » Alba en la prensa
 
          » Ficha de la Noticia  


  » 
Aparecido en:  La Gaceta
 
Fecha de Publicación: 21/10/2007

  Enviar a un amigo


                              

 

REAPARICIÓN. MANO A MANO
En el nombre del padre

   
 

Feliz, triunfal y fugaz vuelta a los ruedos de El Niño de la Capea que resolvió el compromiso con solvencia y maestría en una tarde en la que su hijo indultó un gran toro de Garcigrande llamado “Fortunito”
ALBA DE TORMES
SÁBADO, 20 DE OCTUBRE

Lleno en los tendidos
2 TOROS DE ZALDUENDO (1º y 6º, este devuelto por salir cojo de la mano izquierda); noble, pronto y con buen tranco uno y inválido el otro. 2 TOROS DE GARCIGRANDE, el 2º fue indultado y desarrolló un juego extraordinario, bravo, encastado, muy pronto y con gran profundidad, y el 5º, noble pero parado que acusó su codiciosa entrega en el caballo, castigado en exceso. 1 DE MIRANDA DE PERICALVO (3º), áspero y correoso, con dificultad. 1 DE GARCÍA JIMÉNEZ (4º), descarado de pitones, noble y sin maldad, aunque un punto soso. 1 DE GUTIÉRREZ LORENZO (6º, lidiado como sobrero), noble, pero sin celo en sus embestidas.
EL NIÑO DE LA CAPEA (carmesí y oro) Contraria y tres descabellos —oreja—; estocada en lo alto un punto atravesada y descabello —oreja—; y pinchazo, estocada muy trasera, más caída y tendida —oreja—
EL CAPEA (marino y oro) Simulada la suerte —dos orejas y rabo simbólicos—; cuatro pinchazos y estocada —saludos—; dos pinchazos y estocada muy baja —saludos—.

La tarde tuvo su interés. Y bajo la batuta de una generosidad desmedida y un palco actuando al guión de lo que decía el callejón, quedaron detalles para el recuerdo. Interés, torería, un gran toro y amabilidad en un día en el que losCapea disfrutaron en Salamanca. Ante su gente. Era un reto, sin duda, sobre todo para el padre.Ydiscurrió en su nombre.
El Niño de la Capea se cubrió de gloria, saboreó la tarde. La disfrutó, aunque llegara al final con la reserva encendida. Dio una dimensión sorprendente por su retiro, y reivindicó su grandeza. La de un figurón, que se dio un capricho personal que resultó un gusto. El Capea brilló con un toro y con los otros por allí anduvo. La tarde era de la familia, pero con el patriarca como anfitrión por encima de todo.
Soltó los nervios con un torito a modo, que sirvió para ponerse a punto y soltarse. Ahí ya salieron los primeros fogonazos. Un torerísimo inicio tuvo aroma grande con una trinchera y dos cambios soberbios, donde salió el empaque y la gracia capeísta. El torete tuvo nobleza, pero le faltó un tranco que había que exprimir, o embeberlo para obligarle a ir más allá. Lo hizo en ocasiones, y cuando no, aguantó parones y miradas solventando la pepeleta. Una faena de gran estructura, riquísima en matices, de soberana autoridad, mando y dominio fue la realizada a un Miranda que no quiso unirse a la fiesta. Feo de hechuras, alto y acaballado. Abierto de pitones y que no ayudaba a la causa. Para pasar un mal rato. Lo sufrió el maestro, que lejos de arrugarse hizo lo más importante. Le consintió mucho, le tragó más. Esperó en los primeros compases con la muleta retrasada para intentar tirar de él e intentar limar el molesto derrote con el que remataba y mantuvo a todos en vilo, hasta tomar el engaño. Tragó saliva, hasta quedarse sin ella. Le fue metiendo hasta imponerse. Y la faena se rompió mediada la misma. Con gran autoridad resolvió una serie, un cambio de mano impresionante, y uno del desprecio sublime marcaron quién mandaba y luego ya disfrutó, e incluso se rompió con la mano izquierda. Un gusto. Fue el dueño, y el toro terminó rendido. Una lección de recursos para el hijo y para el que quiera aprender. Una delicia. Al quinto llegó de milagro. Con el esfuerzo acusado aunque decidido ante un toro que se paró con estrépito.
Difícil reto para quien lo tiene todo por delante. Lo del hijo no era un capricho, pero sí un sueño. Y tuvo la fortuna de encontrarse con un gran toro de Garcigrande. De preciosas hechuras, con el que El Capea firmócon la zurda los mejores muletazos que se le conocen, por lentos, templados y gustosos. No fue una gran obra pero sí un cuadro de bellas pinceladas, donde improvisó y tuvo variedad. Se templó, se gustó y llegó a sorprender ante un astado fenomenal.
Al ofensivo de Matilla lo toreó como si fuera malo y sin confiarse. Con el sobrero de la casa le costó asentarse y acumuló demasiados muletazos en faena sin estructura dentro de una tarde en la que el padre dictó su penúltima lección.
LA TARDE EN DETALLES
Capote. El Niño de la Capea lució en el paseíllo un precioso capote de paseo, con gran historia. Lo logró en la feria de Málaga, donde se proclamó triunfador en la feria de 1988 y tiene poderosos recuerdos para la familia.
Desmonterado. El veterano del cartel, El Niño de la Capea, hizo el paseíllo desmonterado, al actuar por primera vez en su trayectoria en la plaza de toros de Alba.
Brindis. El Capea brindó los tres toros de su lote. El primero, el toro indultado, se lo dedicó a Santiago Martín “El Viti”; precisamente durante la faena de muleta sonaron los acordes del pasodoble que lleva su nombre. El capea brindó el segundo de sus toros a Agustín Martínez Bueno, de los hoteles Ercilla de Bilbao, mientras que el sexto se lo brindó al público.
Garcigrande. El segundo toro de la tarde, de nombre “Fortunito” fue indultado por Pedro Gutiérrez Lorenzo “El Capea”. El toro de Garcigrande, negro de capa, estaba herrado con el nº 35 y pesó 480 kilos.
Historia. No era la primera vez en la que El Capea y la ganadería de Garcigrande triunfaban en esta plaza. No en vano, el 19 de marzo de 2006 el toro de Espino también indultó un toro de esta misma ganadería —“Embarcado” de nombre— en el mismo escenario.
Televisión. El festejo fue televisado en directo por Castilla La Mancha Televisión y Canal Andalucía, aunque la señal de esta última no se pudo seguir en emisión de la plataforma Digital que se sintoniza en Salamanca.

   





 
Concejalía de Turismo
Plaza Mayor, nº 1
37800 Alba de Tormes (Salamanca)
Tf. y Fax: 923 30 00 24
E-mail: infoturismo@villaalbadetormes.com