Hoy es 19 de Septiembre de 2020         
English  |   Français Inicio  |  Contacta  |  Regístrate  |  Mapa Web  |  El Tiempo            
Comunicativa
    » Alba en la prensa
 
          » Ficha de la Noticia  


  » 
Aparecido en:  Tribuna de Salamanca
 
Fecha de Publicación: 01/09/2007

  Enviar a un amigo


                              

 

La construcción de la planta de biodiésel, en el aire tras dos años

   
 

Cambios en el Ayuntamiento. La empresa promotora del proyecto está pendiente de la decisión del nuevo equipo de Gobierno de trasladar o no la futura zona industrial a la carretera de Peñaranda
La construcción de la planta de biodiésel en Alba de Tormes está en el aire dos años después de la presentación del proyecto y peligra su puesta en marcha.
La nueva alcaldesa de la villa ducal, Concepción Miguélez, declaró en una entrevista concedida a TRIBUNA la semana pasada que el nuevo equipo de Gobierno va a estudiar la ubicación del proyecto industrial en la zona de la Dehesa, donde se instalaría la planta de biodiésel, dos complejos cárnicos y un polígono, pues no se considera la adecuada y es probable que se apueste por potenciar como zona industrial la carretera de Peñaranda.
Este diario se ha puesto en contacto con la empresa promotora de la planta de biodiésel, Hispanergy, que está pendiente de que el nuevo equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Alba de Tormes, que tomó posesión el pasado 16 de junio, le comunique sus intenciones sobre el proyecto industrial en la zona de la Dehesa. Por este motivo, quieren ser cautelosos al pronunciarse sobre estas declaraciones de la alcaldesa albense, aunque desde la empresa no se vería con buenos ojos un traslado porque habría que estudiar de nuevo las condiciones del terreno y esperar como mínimo otro año más hasta que se hiciera efectiva la recalificación de los terrenos de la carretera de Peñaranda, si es que se decide potenciar aquella zona como de expansión industrial. Por lo tanto, no sería incluso descartable que se retirara el proyecto de la planta de biodiésel después de dos años de interminables trámites administrativos.
El consorcio Hispanergy, que actualmente tiene en funcionamiento dos plantas similares y proyectaba otra en el término leonés de Villablino, eligió la comarca de Alba por las posibilidades reales que ofrece, con un suelo muy adaptado donde no hay que realizar grandes accesos ni desmontes y, sobre todo, por los cultivos existentes en la zona y la recepción del Ayuntamiento a este importante proyecto, según explicaron los promotores durante la presentación del proyecto en abril de 2005. Su intención era transformar el cultivo agroalimentario en cultivo agroenergético evitando así la dependencia de la PAC, teniendo en cuenta el futuro incierto para los agricultores con la reforma.
Sin embargo, dos años después, la alcaldesa de Alba de Tormes, Concepción Miguélez, explicó a este diario que no se firmó ningún convenio con el anterior equipo de Gobierno para la zona de la Dehesa y simplemente hay una recalificación de suelo y un proyecto de urbanización, pero nada concreto. Además, no consideran adecuada la ubicación de industria junto a la zona deportiva que es frecuentada por cientos de niños y al lado del río Tormes y una zona protegida medioambientalmente. Por otro lado, Miguélez también explicó que hay muchos cabos sueltos en la puesta en marcha del proyecto que no se dejaron atados durante la anterior legislatura, como por ejemplo la eliminación de una línea de alta tensión que costaría al Ayuntamiento albense en torno a 1,2 millones de euros.
Dos años de inacabables trámites
El 21 de abril de 2005, TRIBUNA de Salamanca publicaba en exclusiva la intención de la empresa Hispanergy de construir una planta de biodiésel en Alba de Tormes. Desde entonces, este diario ha seguido exhaustivamente todos los trámites que se iban sucediendo respecto a este gran proyecto que se pretendía instalar en la zona de la Dehesa de la villa ducal.
El Consistorio albense esperaba tener listos todos los trámites previos para antes del 15 de mayo de 2005. De esta forma, podría iniciarse el proceso administrativo en las diferentes comisiones territoriales de la Junta y el correspondiente estudio de impacto ambiental para que la recalificación de los terrenos y su urbanización estuviera a mediados de 2006 y, teniendo en cuenta que la planta de biodiésel se levantaría en unos seis meses, a finales de ese año ya estaría funcionando. Además, desde la Agencia de Desarrollo Local (Adedalba) se iba a trabajar en la búsqueda de financiación de las diferentes administraciones, ya fuera provincial, regional y central, e incluso la declaración de Proyecto de Interés Regional que agilizara los trámites, como en el caso de la planta de bioetanol en Babilafuente. Por tanto, si todos los plazos se cumplían y no había trabas, se espera que la planta de biodiésel estuviera a pleno rendimiento en los primeros meses del año 2007.
Sin embargo, desde la Comisión Territorial de Urbanismo de la Junta de Castilla y León se retrasó el proyecto hasta un año de lo previsto, pues no se aprobó la recalificación de los terrenos hasta hace unos meses. Este hecho hizo levantar las sospechas en el anterior equipo de Gobierno (del PSOE) sobre la diligencia de este organismo de la Junta (del PP) con las elecciones municipales a la vuelta de la esquina, pues, por poner un ejemplo, la aprobación definitiva del proyecto de urbanización para la zona de la Dehesa no se publicó en el Boletín Oficial de la Provincia y el Boletín Oficial de Castilla y León hasta dos meses después de haber sido aprobada, retrasando aún más su entrada en vigor.
¿QUÉ SE PODRÍA PERDER SI SE RETIRA EL PROYECTO?
Creación de 24 puestos de trabajo directos y hasta 280 indirectos
La empresa Hispanergy plantea en su proyecto que la planta de biodiésel en Alba de Tormes producirá 24 empleos directos además de otros 280 indirectos, al menos, como ya ha ocurrido en plantas similares, a raíz de empresas de distribución y nuevos alojamientos, más la dependencia económica que aseguran se garantizaría a los agricultores de la comarca y el resto de la provincia.
Inversión de unos 26 millones de euros
La inversión prevista asciende a cerca de 26 millones de euros entre la inversión industrial en la construcción de la planta, almacenamiento, ingeniería y management de implantación (8,5 millones) y la compra de materiales de proceso y 55.000 toneladas de girasol (17,3 millones de euros).
Participación del Ayuntamiento en los beneficios de la empresa
Las ventas previstas por la empresa ascienden a 22,3 millones de euros al año como resultado de producir 20.000 toneladas, más el ácido láctico y la retorta vegetal. De esta cantidad, el beneficio bruto sería del 19,5 por ciento, esto es, unos 4,3 millones de euros, por lo que si el Ayuntamiento de Alba de Tormes entraba en las participaciones, como así se estableció verbalmente con el anterior alcalde, José Yáñez, y para lo cual no había impedimentos desde la empresa promotora, se aseguraba que el patrimonio municipal produjera beneficios continuamente.
Ingresos de 15 millones de euros para la comarca
Hispanergy preveía unos 15,9 millones de euros, toda vez que el precio de compra de girasol estaba situado en 280-290 euros por tonelada. Pero a esta cifra habría que sumarles las subvenciones por los cultivos.
LAS VENTAJAS DEL BIODIÉSEL AL DETALLE
Un carburante limpio con cerca de 1.600 usos
Dado que no emplea ningún derivado del azufre y comparado con el diésel produce n 30 por ciento menos de emisión de CO y un 40 por ciento menos de emisión de humos. De este producto deriva la glicerina para cosmética, esteroles para aplicaciones farmacéuticas… hasta 1.600 usos en el agro, la industria, la medicina y la alimentación.
Mejor para los motores
La lubricidad del biodiésel es notable, pues duplica la vida útil de los motores que lo utilizan. Su mezcla también mejora el índice de cetanos del gasóil fósil.
Sencilla fabricación y fácil almacenado
No requiere de economías de escala al partir de un aceite vegetal que se somete a un proceso llamado de transesterificación, que puede hacerse a temperatura ambiente, mediante mezcla mecánica de un alcohol, un alcalí, y el aceite vegetal. El biodiésel que se obtiene sólo requiere filtrado previo antes de ser usado, por lo que puede almacenarse en forma sencilla y económica, al contrario que el gasóil fósil.
100% biodegradable y evita la desertización
En menos de 21 días desaparece toda traza de la tierra. Su toxicidad es inferior a la de la sal común de mesa y su combustión genera, de acuerdo al aceite vegetal que se utilice, un olor similar al de las galletas dulces, o al de las patatas fritas. Supone una alternativa de uso del suelo que evita los fenómenos de erosión y desertización a los que pueden quedar expuestas aquellas tierras agrícolas que, por razones de mercado, están siendo abandonadas por los agricultores. En resumen, el biodiésel es biodegradable, menos contaminante, mismo rendimiento e igual precio, con grandes beneficios para todos.

   





 
Concejalía de Turismo
Plaza Mayor, nº 1
37800 Alba de Tormes (Salamanca)
Tf. y Fax: 923 30 00 24
E-mail: infoturismo@villaalbadetormes.com