Hoy es 1 de Diciembre de 2020         
English  |   Français Inicio  |  Contacta  |  Regístrate  |  Mapa Web  |  El Tiempo            
Comunicativa
    » Alba en la prensa
 
          » Ficha de la Noticia  


  » 
Aparecido en:  El Adelanto
 
Fecha de Publicación: 04/03/2007

  Enviar a un amigo


                              

 

MANUEL YÁÑEZ. Candidato a alcalde por el PSOE
“Si alguien se ha manchado las manos, que lo pague, sea del PSOE o del PP”

   
 

Hace unas semanas, la agrupación del PSOE de Alba de Tormes designaba a Manuel Yáñez candidato a alcalde de la villa. Este joven tiene ante sí un reto: suplir a su padre, José Yáñez, sin perder votos. La decisión de éste último de no presentarse a las elecciones abría un periodo de dudas sobre la cabeza de las listas del PSOE para Alba. Y se designó a Manuel Yáñez. Continuidad y juventud. Es su oferta.

Nació: Salamanca, en 1975.
Su trayectoria: lleva ocho años como concejal del Ayuntamiento de Alba de Tormes. Ahora le ha tocado el turno de ser el candidato a alcalde en su pueblo.
Hasta ahí todo sería normal si no fuera porque a la persona que tiene que sustituir es a su padre, un histórico socialista salmantino, José Yáñez.

Se presenta como es, jovial, alegre y dicharachero. Así llega para sentarse ante una grabadora.
Manuel Yáñez viste como un joven de su edad, 31 años, sin una corbata, sin un traje. Y todo simpatía. Ante preguntas incómodas, responde como si tuviera los años de su padre. Pero con la inocencia del político al que todavía no ha sido baqueteado. Con respuestas claras, sin dobleces.
Pero cuando la grabadora se corta, Manuel Yáñez se convierte en el joven que es. Ante un café se convierte en dialogante y comedido. Algo que debió aprender de su padre, por los golpes que recibió por su vehemencia.
¿Qué siente un joven siendo candidato a alcalde de su pueblo?
Ver cumplidas muchas de sus ilusiones. Soy político por naturaleza y el día que me nombraron como candidato, siendo además por unanimidad, sentí mucha ilusión y una especial fuerza para intentar superar el techo que algunos dijeron que habíamos marcado en 2003, con 2.005 votos.
¿Cómo se es político por naturaleza?
Una por vocación, porque lo he mamado en mi propia casa.
Y porque hay dos maneras de hacer política en los pueblos: gestionando y siendo político. Creo que mi faceta es la de ser político porque lo llevo en la sangre.
¿Y la faceta de gestión?
Gestionar en un pueblo, y más concretamente en Alba de Tormes, es una acción muy poco valorada y que está al alcance de muy pocos. Nosotros tenemos en nuestras filas a quien ha sido teniente de alcalde de José Yáñez durante años, que es experto en gestionar ayuntamiento y que confío en seguir contando con él el próximo mandato.
¿Se siente sucesor del actual alcalde José Yáñez su padre?
No. Si tengo una idea muy clara es la de continuar con el proyecto que él comenzó el año 83, que no debemos abandonar nunca porque ha funcionado en Alba de Tormes. Ha sido capaz de consolidar la población de esta villa y de crear un tejido industrial importante y, en los próximos años, aumentarlo y ampliarlo para asentar la población. Ese es el proyecto que debemos seguir, pero tengo claro que la personalidad va a ser propia.
¿Qué diferencias hay entre José y Manuel Yáñez?Uno tiene experiencia; el otro, juventud. Uno es más impulsivo y el otro, menos.
¿Quién es más impulsivo de los dos?
Creo que el señor alcalde de Alba. Yo soy más moderado, sobre todo después de los años que llevo en el Ayuntamiento. Yo comencé con mucha fuerza y la he ido aplacando. Ahora soy más cercano a la gente, estoy más con ella. Esa cercanía me puede hacer valer para ser el próximo alcalde de Alba.
¿Por qué, en muchos casos, esa cercanía desaparece cuando el político llega a un puesto determinado?
Se puede perder por el ego de ciertas personas al tocar poder y olvidarse de que ha sido elegido para todo el pueblo. Muchos de los puestos municipales y autonómicos están creados por intereses.
Pues ahora, quizá, sean malos momentos para la política.
Soy de los que piensa que siempre ha existido corrupción.
Lo que ocurre es que gracias a la política de Zapatero está saliendo a la luz, como el caso Malaya, Valencia o Ciempozuelos. Son gente que ha venido a vivir de la política.
El PSOE tiene sus casos.
En todos los sitios cuecen habas. Pero por cada socialista que sale, aparecen diez del PP. Si alguien se ha manchado las manos, que lo pague, sea del PSOE o del PP. Aquí no se viene para engrandecer los bolsillos, sino para trabajar por los pueblos y el que no quiere verlo así, sobra en política.
¿Está muy alto el listón electoral en Alba de Tormes, el dejado por su padre?
Sí.
¿Cómo se puede superar?
Trabajando, trabajando y trabajando. Siendo el alcalde de todos los albenses.
¿Se puede superar?
Sí. Ese listón se puede superar con la continuidad del proyecto y con una personalidad propia. El Gobierno durante 24 años tiene que quemar, habrá hecho casi todo bien y se habrá equivocado, por lo que el cambio es bueno.
¿En qué se ha equivocado José Yáñez en estos 24 años?
No creo que sea el momento ni el lugar para decirlo. No ha tenido grandes equivocaciones.
¿Alba es de izquierdas?
No sé cómo se puede valorar eso. Si se analiza por las distintas contiendas electorales, en las municipales es de izquierdas y en las generales, de derechas.
Entonces, ¿no teme que, como siempre se ha dicho, en Alba se haya votado a José Yáñez más que al PSOE?
Esa es una cosa que ha sucedido. Lo de votar a la persona no es algo que sólo pase en este municipio, sino en el 99 por ciento de los pueblos de España.
¿Y si pierde las elecciones?
Pues estaré en la oposición. Seguiré fiel a mi partido, que es quien me ha puesto como candidato, y a la gente que va conmigo en la candidatura, que será joven, con experiencia, con solvencia y con peso. Y si el pueblo me coloca en la oposición, me iré a la oposición.
¿No le defraudará?
Sí me defraudaría. Llevo 8 años trabajando para y por Alba de tormes, dedicando todo mi tiempo al pueblo. Estoy muy orgulloso de las cosas que he podido realizar a través de las concejalías que he desempeñado. Creo que me he volcado con este pueblo, por lo que creo que me merezco que el pueblo me dé un voto de confianza el 27 de mayo.
¿Espera ganar por juventud o teme perder por no presentarse José Yáñez?
Temo presentarme a las elecciones, tengo miedo como cualquier otro candidato. Tengo miedo a ganar y a perder. Yo creo que mi juventud es un aspecto positivo, porque soy muy cercano a los jóvenes, con quienes he contado. Pero sin olvidar a mujeres, tercera edad…
¿Qué puede aportar a Alba?
Ganas, ideas porque las tengo, acabar con un proyecto que comenzó en el año 83, crear el tejido industrial que es fundamental para el asentamiento la población y experiencia porque la he adquirido.
¿Cuáles son sus objetivos políticos?
Primero, ganar las elecciones. La fundamental, ser alcalde de Alba. Cualquier otra cosa que se agregue por los éxitos electorales o si mi partido me considera como la persona idónea para ser diputado provincial lo vería con buenos ojos.
¿Tiene aspiraciones políticas?
Sí, ahora mismo sí.
Ser alcalde y…
En estos momentos podía ser una persona a ocupar un sillón en La Salina (Diputación Provincial).
Vamos, que ya está haciendo movimientos para ser diputado provincial.
No. No estoy haciendo ningún movimiento político, porque lo único que me preocupa es llegar al sillón de la Alcaldía de Alba de Tormes. Pero creo que Alba de Tormes es digna de tener un diputado provincial, se llame Manuel Yáñez u otro miembro de la candidatura socialista.
¿Cree que el hecho de ser hijo de José Yáñez puede ser un freno para su ascenso político?
Hay que valorar también los amigos que tiene en el camino. Y no creo que tenga enemigos en el PSOE. Ha tenido la virtud de llevarse bien con la gente de su partido y con los de la oposición.
¿Cómo ve al PSOE en la provincia de Salamanca?
El partido en la provincia está intentando sacar caras nuevas. Su opción es gobernar La Salina y el ayuntamiento. Pero han sido cuatro años muy complicados para los socialistas salmantinos con lo de los papeles del Archivo. Tomaron una decisión que hay que acatarla y que hay que llevarla hasta el final. Esto puede ser peligroso en la Salamanca de hoy en día. Pero los veo con ganas, con fuerza y con una candidatura con solvencia.
¿Qué debería haber hecho el PSOE de Salamanca respecto al Archivo de la Guerra Civil?
No lo sé. Es un problema que no me ha cogido de cerca. Es más, yo era de los que no sabía que existía ese Archivo hasta que se generó la polémica. El problema no debería haber tenido tanto eco, pero ha tenido un movimiento político que Julián Lanzarote ha querido rentabilizar.
¿Cómo se ha visto su nombramiento en la ejecutiva provincial del PSOE? Porque Alba siempre ha tenido de fama de república independiente en su partido.
Bien. Y ojalá siga siendo una república independiente del PSOE. Porque Alba tiene sus propias ideas, su propia forma de ser…
Pero se deben a un partido.
Nos debemos a un partido, pero ser críticos dentro de tu propia organización es democrático, lícito y sano. Se esto fuera un partido de mayorías, pasaría lo que ocurre en el PP, que todos dicen que sí. Ahí está Ibarra (presidente de Extremadura) que dice lo que quiere, como quiere y cuando le da la gana.
¿La postura de Rodríguez Ibarra es la lógica?
En cierto modo sí, aunque vaya en contra del partido.
¿Se fue o le echaron del partido?
Manuel Yáñez no es militante. Nos autoexpulsamos entre comillas. Una medida del partido obligaba a pagar unas cuotas de las que ellos se iban a abastecer, tanto la federal, como la regional y la provincial. La agrupación de Alba de Tormes creyó en ese momento que debería tener una autonomía y con nuestras cuotas pagar nuestra sede.
¿Se ha resuelto el conflicto?
Quizá ha sido un poco de dejadez de la agrupación de Alba de Tormes que esto no se hay reactivado y por eso dejamos de ser militantes y pasamos a ser simpatizantes.
PERFIL DE URGENCIA
El difícil papel del sucesor
A sus 31 años tiene un reto importante en su vida. Ser el sucesor de su padre, uno de los socialistas históricos de esta provincia. Manuel Yáñez sabe de la complejidad de esta tarea. Pero eso no implica que le frene, que le atemorice, aunque reconoce, en voz baja, que tiene miedo aunque no mucho.
Quiere marcar diferencias con la estela dejada por su padre, José Yáñez. Se define como moderado, frente a la beligerancia y la vehemencia que tanto caracterizó a su progenitor. Sin embargo, en muchas de sus reacciones es idéntico a las que tenía el patriarca de los Yáñez.
Manuel es un joven de 31 años que quiere seguir pisando su pueblo como hasta ahora ha hecho. Sin perder el contacto con la gente. Ese es su empeño. No teme que el poder le nuble esa visión.
Está como un niño con zapatos nuevos. Ilusionado y convencido de sus posibilidades. Aunque también temeroso. Quizá en este aspecto se le nota la juventud. El arrojo siempre es atrevimiento. Pero también implica temores.
Manuel Yáñez pisa por un camino que le parece de rosas. Aunque diga que es consciente de las espinas, todavía no le ha tocado quitarse las que le clave la política. Su esperanza es ilusión. Pero también atrevimiento.
Ahora bien, tiene ante sí el reto de resolver los problemas que tanto él como su padre han tenido, y tienen, con la ejecutiva provincial del PSOE. Todo parece indicar que está a punto de firmarse la paz entre los Yáñez y la dirección socialista de Salamanca, pero hay que plasmarlo y hacerlo realidad. Porque para las elecciones sólo quedan dos meses y el melón electoral no ha hecho más que comenzar.

   





 
Concejalía de Turismo
Plaza Mayor, nº 1
37800 Alba de Tormes (Salamanca)
Tf. y Fax: 923 30 00 24
E-mail: infoturismo@villaalbadetormes.com