Hoy es 22 de Julio de 2018         
English  |   Français Inicio  |  Contacta  |  Regístrate  |  Mapa Web  |  El Tiempo            
Histórica
   » Casa de Alba / Ficha
 
             » D. Fernando Álvarez de Toledo / Más Información
   

Nació en Piedrahita (Ávila) el 29 de octubre de 1.507 y murió en Lisboa en 1.582. Hijo de D. García, I Duque, muerto en combate en la isla de Gelves) y de Dª Beatriz de Pimentel (hija de D. Rodrigo Alonso Pimentel, IV Conde Benavente y de Dª María Pacheco) se casó con su prima María Enríquez (hija de Diego Enríquez de Guzmán, conde Alba de Liste) con la que tuvo cuatro hijos y una hija.

Sustituyó a su abuelo D. Fadrique, II Duque (famoso militar que había participado en numerosas campañas con los Reyes Católicos y Carlos V), quien le educa en las artes de la guerra.

Su dedicación a las armas fue constante desde muy joven, hasta el punto de que con solo 6 años acompañó a su abuelo y a su ejército a Navarra.

En 1.524, con 17 años, se unió, sin permiso familiar, a las tropas del condestable de Castilla D. Iñigo de Velasco que sitiaron y rindieron la plaza ocupada por los franceses y navarros. Por su intervención en la contienda fue nombrado gobernador de Fuenterrabía.

Siendo ya Duque de Alba acudió  en 1.532 a la llamada del Emperador Carlos V y marchó a Viena acompañado de su amigo Garcilaso de la Vega para defender el acoso Otomano. No fue preciso entrar en combate, pues visto el formidable ejército Imperial de más de 200.00 hombres, los turcos levantaron el asedio.

A primeros de junio de 1.535 combatió en el ejército que ocupó Túnez embarcando en Cagliari con el contingente militar que mandaba el Marqués de Vasto. El 14 de junio cayó la Fortaleza de la goleta y una semana después la propia ciudad de Túnez defendida por Barbarroja.

En la guerra contra la liga protestante de Smalkalda, dirigió al ejército Imperial como General de la tropas encabezadas por el Emperador Carlos V, donde consiguió la victoria de Mülhberg (1.547), batalla en la que cayó prisionero Juan Federico de Sajonia y a Mauricio de Sajonia le fue devuelto su electorado. Carlos V logró una posición desde la que imponer su propio ajuste político y religioso en Alemania.

Sin embargo, sus intervenciones más importantes se produjeron en el reinado siguiente, ya que Felipe II le manifestó su gran confianza siendo D. Fernando y su esposa sus padrinos de boda con María Tudor. El Gran Duque fue uno de los 15 Grandes de España que asistió a la ceremonia en la Abadía de Winchester el día 25 de julio de 1.554.

En el año 1.555 se aviva en Italia el conflicto entre Francia y España. El Duque de Alba es enviado como Capitán General, Gobernador de Milán y Virrey de Nápoles. El recién nombrado Papa Pablo IV, enemigo visceral de los Hagsburgo, incita a Enrique II de Francia a expulsar a los españoles de Italia para lo cual une sus propias tropas a las del francés, mientras que en julio de 1.556 declara a Felipe II desposeído de su título de Rey de Nápoles. El Duque de Alba se dirigió a Roma al frente de 12.000 soldados y ante tal amenaza, el Papa pidió una tregua parlamentada, tiempo que aprovechó para que un ejército francés entrase por el norte de Italia y marchase hasta Nápoles. Pronto fue llamado el Duque de Guisa de retorno a Francia pues se acababa de producir el descalabro de San Quintín y se le necesitaba allí. Las tropas papales fueron arrolladas por los españoles y el Duque de Alba entró victorioso en Roma en septiembre de 1.557. El Papa solicitó la paz y la obtuvo.

En 1.566 hubo revueltas y desórdenes en los Países Bajos imputados a los herejes calvinistas; para atajarlas, Felipe II envió al Duque de Alba al mando de un poderoso ejército que llegó a Bruselas el 22 de agosto de 1.567. Pocos días después, el 5 de septiembre, establecía el Tribunal de Tumultos (popularmente conocido como el Tribunal de Sangre) para juzgar a los responsables de los disturbios del año anterior. El Tribunal actuó con extraordinario rigor y fueron muchos los ajusticiados entre los que se encontró en propio Conde Egmont, general católico al servicio de Felipe II que estuvo al frente de la caballería que venció a los franceses en la batalla de San Quintín.

Por otro lado, el mantenimiento de las tropas llevadas a Flandes acarreaba cuantiosos gastos que forzaron al Duque a imponer nuevos tributos a la población. Algunas ciudades, entre ellas Utrech, se negaron al pago del “diezmo” y se declararon en rebeldía. Este estado de cosas propició la intervención desde el interior del insumiso  Guillermo Nassau, Príncipe de Orange, que contó con la ayuda de los Hugonotes franceses. Las acciones militares fueron constantes y la situación política no mejoró en modo alguno. Ante esta fracaso, Felipe II le reveló de su misión y dispuso su retorno a España en 1.573

Su hijo y heredero, Fadrique, había dado promesa de matrimonio a Magdalena de Guzmán, pero no las cumplió costándole el arresto en 1.566. Al año siguiente fue puesto en libertad para que pudiera marchar con su padre a Flandes prestando servicio en el ejército. Fadrique, con el apoyo de su padre, se casó en secreto con María de Toledo, hija de García de Toledo, Marqués de Villafranca, Virrey de Sicilia y primo del Duque de Alba.

Con el regreso del Duque y su hijo a Madrid en 1.574, se conoció lo sucedido y el Rey ordenó abrir un proceso que concluyó en 1.579 con la condena y prisión de Fadrique y con el destierro de la Corte y el exilio a Uceda del propio Duque de Alba.

Fue rehabilitado en 1.580, cuando Felipe II, que optaba al trono de Portugal (al cual tenía derechos dinásticos al ser nieto de D. Manuel I de Portugal) precisó de nuevo los servicios del Duques para neutralizar militarmente las pretensiones monárquicas del Prior de Crato, D. Antonio. Venció al ejército portugués del General D. Diego de Meneses y entró triunfante en Lisboa, despejando el camino para la llegada de Felipe II. Obtuvo en recompensa el título de Condestable de Portugal.

Murió en Lisboa el 12 de diciembre de 1.582 a los setenta y cinco años. Sus restos fueron trasladados a Alba de Tormes, donde recibió sepultura en el Convento de S. Leonardo hasta que durante la guerra de la Independencia dicho Monasterio sufrió un incendio y los resto del III Duque y su mujer, María Enríquez, fueron trasladados a los Dominicos en Salamanca donde actualmente descansan.

   
   
   
   
» Ver Plano Histórico Interactivo
   

 

 


 
Concejalía de Turismo
Plaza Mayor, nº 1
37800 Alba de Tormes (Salamanca)
Tf. y Fax: 923 30 00 24
E-mail: infoturismo@villaalbadetormes.com