Hoy es 29 de Mayo de 2017         
English  |   Français Inicio  |  Contacta  |  Regístrate  |  Mapa Web  |  El Tiempo            
Cultural
   » Museos / Ficha
 
             » Museo Arqueológico Padre Belda / Más Información
   

El nuevo museo arqueológico "Padre Belda" ocupa la antigua iglesia ducal del Convento de S. Jerónimo, restaurada al efecto por los Padres Dehionianos.


Fue en 1982 cuando el Padre Ignacio Mª Belda, S.C.J., fundaba en el Seminario Menor de San Jerónimo de Alba de Tormes un Museo Pedagógico de Prehistoria. Inicialmente, el museo constaba de tres salas, dos de ellas dedicadas a presentar materiales arqueológicos originales seleccionados, que abarcaban desde el Paleolítico Inferior (500.000 años de antigüedad) hasta la Edad Media, y una tercera dedicada a materiales etno-arqueológicos de todo el mundo y a una selecta colección de fósiles, minerales y curiosidades naturales. Además, en el ala del claustro en donde se ubicaban las 3 salas, se exponían diversas piezas arqueológicas (ara y estelas romanas, tégulas romanas…) y escultóricas, estas últimas procedentes de la iglesia del convento.

Veintiséis años después, el Museo alberga en torno a 8.000 excelentes piezas arqueológicas, etnológicas y geológicas, fruto de la incansable actividad arqueológica del Padre Belda, iniciada en Francia en la década de los años 30 del pasado siglo, de la mano del eminente arqueólogo francés Abate André Glory (quien fuera conservador de la Cueva de Lascaux).

La nueva instalación sustituye a la exposición que hasta ahora existía, montada con criterios museísticos de los años 70 del pasado siglo, pero con una digna presentación en vitrinas con iluminación integrada y apoyo pedagógico elaborado por el propio Padre Belda. La misma funcionó hasta el pasado mes de Marzo de 2007, momento en el que se iniciaron los trabajos conducentes a la creación de una nueva sede y un nuevo discurso expositivo, que verán la luz este próximo viernes, día 27.

Un gran museo arqueológico.

El Museo Arqueológico Padre Belda de Alba de Tormes fue fundado en 1982, gracias a la iniciativa del Sacerdote del Sagrado Corazón de Jesús Padre Ignacio María Belda, quien a lo largo de su vida recogió infinidad de piezas geológicas, arqueológicas y etnográficas, fruto de su interés por las Ciencias y su participación en diversas campañas arqueológicas.

Ya mucho antes, y no sólo en Alba de Tormes, el Padre Belda había organizado colecciones de fósiles y de objetos arqueológicos con fines pedagógicos.

El nuevo Museo se localiza en el Convento de San Jerónimo, un imponente conjunto de los siglos XV-XVI compuesto por el propio convento, con dos claustros, diversas dependencias auxiliares y la iglesia. El mismo fue rehabilitado, tras siglos de abandono, por la congregación de los Padres Reparadores-Dehonianos, con el Padre Belda al frente que dirigió los trabajos, a partir de 1960.

Como se comentaba inicialmente el museo se denominó Museo Didáctico de Prehistoria Padre Belda, lo cual revela el sentido de este centro, en origen destinado a complementar la pedagogía escolar del Seminario Menor de San Jerónimo. Tras el fallecimiento del promotor y alma mater del museo, y aprovechando la oportunidad que la Asociación para el Desarrollo de la Comarca del Campo Charro, Alba de Tormes y Guijuelo (ADRECAG), a través del programa PRODERCAL, ofreció a los Padres Reparadores-Dehonianos de cofinanciar la consolidación y rehabilitación como nueva sede del museo de la iglesia conventual, en ruinas desde mediados del siglo XIX, el Museo Padre Belda entra en una nueva etapa.

La rehabilitación, obra del arquitecto madrileño D. Eduardo Gómez García y el estudio de A3 Arquitectura, ha consolidado con rigor y criterio la ruina histórica, recuperándose diversas partes de la iglesia (capillas laterales, bajo-coro, ábside y absidiolo) como nuevos espacios museísticos. Con todo ello, Alba de Tormes se dota de una gran infraestructura museística y cultural que permitirá a la orden de los Padres Reparadores-Dehonianos mostrar el importante legado del Padre Ignacio María Belda.

El nuevo espacio expositivo ocupa, por tanto, la totalidad de la planta de la antigua iglesia ducal, con un gran espacio de recepción ubicado en el bajo-coro, 7 salas expositivas que ocupan las antiguas capillas laterales, un gran espacio audiovisual polifuncional en el ábside, almacén, sala de investigadores y todos los servicios de atención al público de cualquier museo contemporáneo, incluyendo un formidable patio encachado muy adecuado para el desarrollo de actividades culturales al aire libre.


La colección expuesta

Con motivo de los trabajos de creación de la nueva sede y nueva exposición museográfica del Museo de Prehistoria Padre Belda de Alba de Tormes, la congregación de los Padres Reparadores-Dehonianos tuvo la iniciativa de promover la organización, inventariado y almacenamiento de toda la colección del Padre Belda, iniciándose también la  selección -con criterios museológicos modernos-, de aquellas piezas que pudieran tener un valor real expositivo, más allá de la mera acumulación de piezas que presentaba, con anterioridad, el Museo Padre Belda.

Estos trabajos fueron encomendados a un equipo profesional del Gabinete de Arqueología GAEM, bajo la dirección del Dr. Ramón Montes Barquín (Museo Nacional y Centro de Investigación de Altamira).

Este equipo fue el encargado de desmontar la antigua exposición, realizar un inventario y catalogación actualizados de la colección y de desarrollar una propuesta de nueva exposición museográfica, a partir de los espacios resultantes tras la rehabilitación de la antigua iglesia de San Jerónimo de Alba de Tormes.

Fruto de esta primera fase fue la producción de una exposición temporal sobre el Museo y sus importantes fondos arqueológicos, la cual tuvo lugar en el Museo de Altamira (Cantabria), entre los días 2 de Agosto y 30 de Septiembre de 2007, con casi 40.000 visitantes.

La exposición permanente del nuevo museo, obra de la empresa especializada Patrimonio Cultural, Gestión y Proyectos, S.L., ofrece más de 300 objetos originales expuestos en vitrinas y escenografías que permiten un recorrido por la Historia de la Humanidad, desde sus orígenes hasta la Edad Media, a partir de un recorrido lineal por las 7 salas de exposiciones. En la misma se da a conocer la figura y el importante legado del Padre Ignacio María Belda, los tiempos paleolíticos, el Mesolítico, la Neolitización y las Edades de los Metales, la Romanización de Hispania, los tiempos visigodos y la Edad Media, además de un paseo por la Arqueología precolombina. La exposición concluye en un expositor en el que se exponen las “joyas” de la exposición, una selección de 8 piezas que resumen la importancia y el contenido del nuevo Museo.

De este modo, el nuevo Museo presenta, de manera sugerente y didáctica, una exquisita selección de los más que notables fondos arqueológicos de que dispone la colección Belda, los cuales permiten, de manera sintética, dar a conocer la evolución cultural y tecnológica del genero Homo en Europa, desde el Paleolítico Inferior hasta la Edad Media. Especial mención merecen las numerosas piezas expuestas procedentes de Francia, Sudamérica, la fachada mediterránea de la Península Ibérica y de la provincia de Salamanca, procedentes de yacimientos emblemáticos como Galisancho, Cerro del Berrueco, Valdesangil, Carpio Bernardo, Cancho Enamorado del Berrueco, Guijuelo y la propia Alba de Tormes, entre otros.


El Padre Belda y su obra.

El Padre Belda fue, principalmente, un religioso humanista, amante de las Artes y las Ciencias. Pero además en él se concitan las figuras de Sacerdote, Educador, Arqueólogo y Artista. Hombre polifacético y políglota (hablaba Valenciano, Castellano, Italiano, Francés y Alemán), vivió ligado a la villa de Alba de Tormes desde 1960 hasta su muerte en 2007.

Nacido en 1910 en Novelda (Alicante) y ligado a la orden de los Padres Reparadores-Dehonianos desde temprana edad, en sus viajes por Francia había pasado estancias con diversos arqueólogos franceses visitando y trabajando en varios yacimientos prehistóricos. Especial mención cabe hacer de sus estancias en Le Bugue (Dordoña), en compañía del Abate André Glory, quien le mostró el impresionante Paleolítico de las cuevas del SW de Francia, y del que adquirió un sinfín de conocimientos arqueológicos. Su afición a la Arqueología y las Ciencias Geológicas, bien conocida por sus compañeros de la orden de los Padres Reparadores, haría que muchos de sus compañeros le hagan llegar piezas procedentes de todo el mundo.

A lo largo de los años 70 y 80 descubrió y estudió numerosos yacimientos arqueológicos en la provincia de Salamanca y en la cercana Ávila. Casi hasta el final de su larga y fructífera vida trabajó en su Museo de Prehistoria, fundado en 1982, el cual quiso se orientara a mostrar a sus alumnos, y a todos aquellos que llegaban al Monasterio de San Jerónimo, el desarrollo de la Prehistoria, y lo que la Ciencia Arqueológica aporta al conocimiento del pasado

Texto cedido de www.sanjeronimo.es

   
   
   
» Galería fotográfica.
   
» Ver Plano Cultural Interactivo
   

 

 


 
Concejalía de Turismo
Plaza Mayor, nº 1
37800 Alba de Tormes (Salamanca)
Tf. y Fax: 923 30 00 24
E-mail: infoturismo@villaalbadetormes.com